El informe señala que durante los últimos dos años los intentos de robo de credenciales han aumentado. Los criminales venden las cuentas o las utilizan para ganar dinero realizando compras.

Durante los últimos dos años la industria de lo videojuegos y los aficionados a este tipo de entretenimiento han sufrido en conjunto unos 10 mil millones de ataques informáticos.

Esta cantidad supone el 10% del total de los intentos de robos de credenciales que al calcular otros sectores llega a los 100 mil millones.

Factores de riesgo

Según la empresa de distribución de contenido y seguridad informática Akamai hay dos factores a tener en cuenta.

Por un lado el paso a la nube de una mayor cantidad de producciones. Por otro, de una forma más circunstancial, los efectos de la pandemia.

Steve Ragan, investigador de seguridad de Akamai, explica que cuando comenzaron las cuarentenas los aficionados a los videojuegos se compenetraron aún más con sus juegos. Esto ha sido aprovechado efectivamente por los criminales.

Los gamers son un objetivo deseable porque en general tienen ingresos disponibles dedicados a los juegos. Además, suelen estar involucrados en comunidades, lo que parece ser un factor que facilita algunos engaños.

Métodos

Los criminales utilizan varios métodos para robar las cuentas de los usuarios. El más conocido de todos es el phishing, la creación de sitios web que parecen legítimos para engañar a los usuarios y que revelen sus contraseñas.

También es muy común el ataque a los servidores, principalmente a través de técnicas de Inyección de SQL e Inclusión Remota de Archivos.

Los juegos de dispositivos móviles fueron los principales objetivos.

Daños

El robo de una cuenta puede terminar en la venta de la misma. Esto puede producir un perjuicio y gran frustración en el aficionado, pero es posible que no sea la peor opción.

Los ladrones pueden utilizar la cuenta para realizar compras online, principalmente a través de microtransacciones, y obtener grandes ganancias a costa de los ahorros ajenos.

Nota

Los gráficos provistos por Akamai en efecto muestran un incremento en el robo de credenciales. Sin embargo en el apartado vinculado a los videojuegos 2020 parece ser hasta el momento menos intenso que 2018 o 2019.