La fabricante de los iPhones trabajó con hasta un 50% de personal temporal, superando así el límite del 10%. También se denunciaron malas condiciones de trabajo, pero Apple niega que esto sea verdad.

Apple ha tenido que admitir públicamente que ha violado las leyes chinas que regulan la implementación de personal temporal. También lo ha hecho su socia, y responsable directa, la fabricante de dispositivos electrónicos Foxconn.

Foxconn es la compañía que fabrica los iPhones para Apple.

Las leyes laborales chinas le permiten a las empresas operar con un margen de empleados temporales no mayor al 10%. Sin embargo, según un reporte de la ONG China Labor Watch, la cantidad de empleados temporales en la fábrica de Foxconn llegó a ser del 50%.

Como una gran parte del personal eran estudiantes al comenzar el ciclo escolar este nivel se redujo al 30%.

Reacción

Luego de recibir la denuncia Apple realizó una investigación y confirmó que se había excedido el límite que dictan las leyes. La empresa se comprometió a trabajar con su socia para resolver el problema. Foxconn respondió con una declaración de tono similar

El reporte de China Labor Watch también denuncia las condiciones de trabajo, tanto la duración de las jornadas como una remuneración inadecuada. Apple sin embargo ha señalado que no es así, y que la mayoría de los señalamientos de la ONG son falsos.

Antecedentes

El problema para Apple, y si somos justos también para otras empresas que trabajan con Foxconn, como Amazon, es que el historial de esta empresa es muy malo.

No es la primera vez que Foxconn utiliza una gran cantidad de trabajadores temporales. Este recurso no es tanto fruto de un error como una característica propia de los ciclos de fabricación. Dado que la demanda de ciertos productos varía mucho durante el año, según las fiestas y los lanzamientos, también cambia la cantidad de personal que necesitan las fábricas.

Es cierto que Apple realiza controles sobre las condiciones de trabajo de sus asociadas, pero en repetidas ocasiones se ha señalado que sus normas son ignoradas o solo se cumplen brevemente para pasar las inspecciones. Y todas las empresas que trabajan con Foxconn lo saben, pero la cantidad de fabricantes competentes a nivel mundial es limitada.