Se trata de Cimon 2, un ingenio destinado a asesorar técnicamente a los astronautas y registrar sus experimentos. También es capaz de conversar con la tripulación y en el futuro reaccionará a sus emociones.

Un nuevo robot asistente prontó estará cumpliendo funciones en la estación espacial internacional.

Cimon 2 es, sin embargo, particular en tanto además de sus capacidades técnicas posee una inteligencia artificial destinada a ofrecer compañía y charlar con los astronautas.

Matthias Biniok, lider de arquitectura de la división Watson en IBM Alemania y uno de los desarrolladores del robot, señaló que el objetivo es que Cimon se convierta en un verdadero asistente en la ISS.

Por un lado esto supone actuar como una especie de cerebro flotante que provee información a los astronautas y les ayuda a encontrar la respuesta adecuada.

Pero además Cimon 2 se encargará de documentar los experimentos que se realizan en la estación. “…en vez de tener un segundo astronauta filmando o grabando, ellos pueden simplemente decir ‘Cimon, ven aquí, toma una foto’ o ‘graba esto’, o ‘filma mientras estoy haciendo este experimento’”, comentó Biniok.

Un compañero

Cimon ha sido programado con lo que en IBM llaman inteligencia emocional. El robot intenta entender las emociones de las personas con las que conversa. Sin embargo por el momento el sistema no está preparado para reaccionar a estas emociones. Esa habilidad forma parte de los planes para el futuro, en el que Cimon tendrá la posibilidad de ajustar la forma en que actúa según los patrones detectados.

Biniok explica que cuando se aplique dicha opción, si un astronauta parece triste, Cimon dirá algo del estilo “Se que es un día duro, pero vamos a lograrlo”.

Los desarrolladores de este ingenio esperan que Cimon se convierta en un compañero para astronautas no solo en la estación espacial, sino en otras misiones, incluso las de exploración a la Luna o Marte.

No es HAL

Sobre los miedos que puede despertar el uso de inteligencia artificial Biniok explicó que tienen origen en las películas de Hollywood. Sin embargo Cimon es una IA limitada, que no se entrena automáticamente y que está bajo la completa supervisión de seres humanos.

Ayuda el hecho de que luzca simpático y no como una fría máquina esperando el más ridículo error de programación para destruir a los seres humanos.