La agencia espacial estadounidense espera llevar dos astronautas privados por mes a la estación espacial internacional. Cada viaje podría costar unos USD 50 millones.

A partir de 2020 la Administración Nacional de la Aeronáutica y el Espacio abrirá las puertas de la última frontera a los turistas.

Sin embargo, estos viajes serán, al menos al principio, bastante escasos. La alternativa estará disponible a dos astronautas privados al año, con una estadía máxima de 30 días. Los afortunados elegidos podrán disfrutar de una experiencia única a bordo de la ISS, la estación espacial internacional.

Como el lector se podrá imaginar estas vacaciones no serán precisamente económicas. Los implementos necesarios para mantener con vida al turista implicarán una inversión por noche de unos USD 35.000.

Entre las comodidades obtenidas a este precio se incluyen la energía consumida, uso de datos, el uso del baño y suplementos médicos. También se cobra la comida y el aire.

Considerando también los costos de los viajes es posible que los turistas deban pagar un total de USD 50 millones.

Hasta donde sabemos no hay opciones con menos prestaciones, ni descuentos por temporada baja.

Plan comercial

El anuncio es parte de un cambio estratégico en el modelo económico que sigue la NASA. La organización espera incorporar más opciones comerciales.

Las primeras misiones de turismo serán financiadas de forma privada. La NASA ya ha llegado a un acuerdo con la compañía SpaceX para el desarrollo de módulos de tripulación para el programa comercial.