Devin Nunes, congresista estadounidense, inició acciones legales contra dos cuentas de parodia y la plataforma. Un juez desestimó la demanda contra la empresa en base a una protección que Donald Trump quiere remover.

Sin importar cuán avanzado sea un país social y económicamente, siempre tendrá algunos, o muchos, gobernantes de quienes avergonzarse. Los políticos son necesarios pero a veces no actúan de la mejor manera. Si sirve como consuelo, quizás ninguno de los que conoces haya demandado a una vaca que no existe… todavía.

Hace ya un buen tiempo les contamos del congresista estadounidense Devin Nunes, quien fue objeto de burlas a través de una serie de cuentas de parodia en Twitter.

Nunes se tomó demasiado en serio las bromas e inició acciones legales y en el proceso le dio una cuota extra de publicidad a las cuentas involucradas.

El congresista demando a dos cuentas: DevinCow, que se presenta como la vaca del congresista y DevinNunesMom, que aparecía personificando a la madre de Nunes.

Ninguna de las dos cuentas tenía una finalidad engañosa, lo que es algo más claro en el caso de la vaca.

Nunes también demandó a Twitter.

Resultado

En este último caso el juez a cargo ha determinado que Twitter se encuentra protegida por la sección 230 del Acta de Decencia en la Comunicación, que establece que las plataformas no pueden ser demandadas por lo que hacen sus usuarios.

Es importante notar que este apartado es el que Trump quiere modificar como represalia contra Facebook y Twitter por censurar o limitar la difusión de sus mensajes con contenido incitando al odio.

El fallo no tiene repercusión en las demandas contra la cuenta de la falsa madre y la falsa vaca de Nunes (sabemos que no es del congresista, pero no si es una vaca o no). Desde este espacio queremos desearle suerte a ambas… personas, en su lucha contra el irritable legislador.