Un ingenio creado por Astroscale tendrá la tarea de hacer del espacio un lugar más seguro eliminando la basura que misiones del pasado y accidentes han dejado.

Astroscale Holdings, una startup japonesa, pondrá en órbita un satélite en maro de 2021.

La intervención de empresas del sector privado en la aventura espacial es desde hace tiempo algo bastante común, aunque no en todos los países. Lo destacable en este caso es la misión que tendrá a su cargo el dispositivo.

El satélite se encargará de remover los escombros en órbita.

Entre los objetos a eliminar se encuentran satélites antiguos fuera de operación y secciones de cohetes. Más de 20 mil objetos de más de 10 centímetros de largo han sido detectados por la agencia espacial japonesa.

El peligro

Los escombros espaciales son un gran peligro para los satélites operativos y la estación espacial internacional. Pueden producir importantes daños y hasta destruir satélites.

Los objetos destruidos pasan a formar parte de esta amenaza, en un efecto bola de nieve, o algo similar a lo que podría verse en una película de zombis.

Pruebas

El satélite japonés, que será llevado al espacio a través de un cohete ruso Soyuz, tiene una forma cuadrada con 110 cm de largo y 60 cm de ancho y un peso de 175 kilos.

La primera misión será una prueba, junto al satélite se lanzará una carga de escombros simulados.

El satélite extenderá sus paneles solares para atraer magnéticamente los escombros, una vez que haya realizado las capturas programadas realizará un ingreso a la atmósfera del planeta lo que producirá sus desintegración junto con la de los objetos capturados.