No se trata de una predicción evolutiva, sino de la creación de un diseñador industrial surcoreano. El dispositivo, pensado como sátira, advierte a los usuarios que miran la pantalla mientras caminan si un obstáculo está cerca.

¿Alguna vez te has golpeado contra algo por caminar con la vista fija en el teléfono? La experiencia puede ser dolorosa y con algo de mala suerte tener consecuencias aún mayores.

Paeng Min-Wook, un diseñador industrial de Corea del Sur, es consciente del riesgo que supone esta práctica. También parece entender que para muchos usuarios restringir el uso de una manera prudente no es una verdadera opción.

A fin de evitar accidentes Paeng ha creado un tercer ojo electrónico que los usuarios pueden utilizar sobre sus frentes.

Funcionamiento

El tercer ojo no se abre a través de la meditación, sino cuando el dispositivo detecta que el usuario ha bajado la cabeza, presumiblemente para mirar la pantalla del smartphone. Cuando la persona esta a una distancia de 2 metros de un posible obstáculo se enciende una alarma.

El ingenio utiliza un sensor de movimiento que permite estimar el ángulo del cuello y otro de ultrasonido para el cálculo de la distancia. El sistema emplea un micro controlador de código abierto con una batería propia.

Una advertencia

Paeng ha señalado que su invento es una mirada al futuro con una humanidad con tres ojos.

En realidad la intención del diseñador ha sido presentar un objeto absurdo a modo de crítica de la realidad. El tercer ojo no es una solución real para la adicción a los smartpones.

“Al presentar una sátira como solución espero que la gente reconozca la gravedad de la adicción a estos dispositivos y se mire a sí misma”, señaló el desarrollador.

Paeng incluso ha proclamado en su cuenta de Instagram que el Phono Sapiens es una nueva especia humana nacida de los smartphones.