El consumo de video en directo y programas ha crecido enormemente en 2020. Los Smart TV se han convertido en uno de los principales medios de acceso. La pandemia ha dado mayor impulso a esta tendencia.

YouTube ha experimentado dos más que interesantes tendencia durante los últimos meses.

Por un lado el consumo de contenido en directo ha crecido un 250% comparando marzo de 2020 y marzo de 2019.

Al mismo tiempo la cantidad de personas que han visto videos a través de un smart TV ha crecido un 80% en relación al año anterior y alcanzado los 100 millones de televidentes por mes, tan solo en los Estados Unidos

YouTube ha destacado que su plataforma tiene mayor alcance entre la población de entre 18 a 49 años que las cuatro principales cadenas televisivas estadounidenses juntas.

Lo dicho parece indicar que la plataforma no solo le está quitando tiempo a la televisión tradicional, sino que lo está haciendo en el propio espacio de su rival.

No sorprende entonces que la compañía haya anunciado una nueva tanda de producciones originales. Cabe recordar que algunas de ellas, como Cobra Kai, la secuela de Karate Kid, han tenido una gran repercusión.

Causas

El cambio hacia las grandes pantallas puede deberse en gran medida a la pandemia. Muchas personas que antes consumían videos desde sus puestos de trabajo o en el transporte público ahora lo hacen desde sus cuartos o la sala de estar.

También hay nuevas necesidades que podrían estar en juego, como lo es el hacer ejercicio o cocinar uno mismo. El consumo de la primera clase de videos aumentó un 200%, el de la segunda un 45%.

Sin embargo es necesario considerar que existe un avance real y orgánico de YouTube como parte de las opciones televisivas para el público.

Objetivos

La compañía ha destacado la efectividad de las campañas publicitarias realizadas en su plataforma. Sus clientes, señala, han logrado más de 950 millones de conversiones durante los últimos 12 meses. El término es algo difuso e incluye una gran cantidad de acciones objetivo, desde visitar sitios, suscribirse a un servicio hasta comprar un producto.

Lo que está claro es que YouTube quiere capturar una parte importante de la pauta publicitaria que actualmente se destina a la televisión, y argumentos no le faltan.